El estilo de vida actual nos impone en muchas ocasiones tener que comer fuera de casa durante la semana. Ya sea por la situación económica actual o por la “palidez de la oferta gastronómica”, comer en la oficina se está convirtiendo en una tendencia creciente.

Preparar un sandwich o una ensalada es sin duda rápido, fácil y un recurso de lo más habitual, pero es necesario tener en cuenta que nuestra alimentación requiere de un equilibrio y debemos cubrir nuestras necesidades nutricionales adecuadamente.

Una buena planificación semanal de los menús nos permite equilibrar nuestra alimentación, asegurando la variedad de alimentos y la presencia de todos los grupos alimentarios (carnes, pescados, lácteos, cereales, verduras, frutas, legumbres y aceite).

Algunas ideas que pueden resultar útiles a la hora de llenar tu tupper:

Plato único: Es más práctico  para el transporte te evitará tener que llevar varias cosas. Es importante elegir  bien los platos: carbohidratos (arroz, pasta, quinoa u otros cereales) combinados con proteína (carne o pescado si es de origen animal o legumbres en el caso de la unión con proteína de origen vegetal) y vegetales como complemento. De este modo aseguramos el aporte de todos los nutrientes en un solo plato.

Carnes y pescados: Si te decides por un plato de carne o pescado prepáralos en salsa para evitar que queden muy resecos después de calentarlos en el microondas. En este caso opta por salsas ligeras de tomate o verduras para que resulten más jugosos.

Ensaladas: Una buena opción son las ensaladas a base de pasta o arroz. De este modo se obtienen los beneficios de la verdura fresca con los cereales y el aporte protéico lo puedes añadir como tacos de queso, huevo cocido, pavo, pollo, salmón…hay infinidad de combinaciones todas ellas igualmente sabrosas. Lo recomendable es llevar los ingredientes frecos separados de los cocinados y mezclar en el último momento. El aliño se añade en el ultimo instante. Puedes enriquecer todavía más tus ensaladas si añades semillas de sésamo, lino o amapola en el aliño.

Postre: Lo mejor es recurrir a la fruta fresca. La recomendación diaria para frutas y verduras es de 5 al día, para cubrir las necesidades nutricionales de vitaminas y minerales. La fruta fresca es nuestra recomendación, pero también puedes preparar una deliciosa macedonia con fruta de temporada y aliñarla con una cucharadita de miel y zumo de limón para evitar que se oscurezca.

Lo ideal es transportar los platos en una de las modernas bolsitas isotérmicas que además de ser prácticas para transportar nuestros platos, los recipientes están especialmente diseñados para poder ser usados en el microondas.

Por último, señalar que debes tener en cuenta que los platos que prepares después deben sufrir un calentamiento antes de comer y por esa razón es necesario conocer las metodologías y técnicas culinarias que te permitirán obtener deliciosos platos, sin perder su valor nutricional ni sus características sensoriales.

Si quieres disfrutar de un rato agradable, aprendiendo ademásy  a preparar deliciosos platos para llevarte a la oficina, qué técnicas culinarias son las más adecuadas para ellos, inscríbete en uno nuestros cursos monográficos de TUPPERS SANOS PARA LA OFICINA.

// JavaScript Document